Tratamientos: Médicos:

Angiomas planos y Hemangiomas

1. ¿En qué consisten?

Los angiomas planos ó Mancha Vino de oporto son malformaciones vasculares, están formados por una red de vasos sanguíneos anormales y pueden ser tratados con el laser de colorante pulsado 585 nm. Muchas de estas lesiones causan un impacto psicológico importante y su evolución natural es tal que con el paso del tiempo se hacen más obscuras y notorias puede producir hipertrofia de tejidos blandos.

Antes los angiomas eran tratados con diferentes terapias como cirugía y radiación, con resultados muy variables y formación de cicatrices deformantes. Hoy el laser es el tratamiento permanente más efectivo para estas lesiones.

Los hemangiomas son lesiones vasculares que inician como una mancha que va creciendo a un volumen que no se puede determinar, pero que en algunos casos es muy grande. Posteriormente inician una fase de involución espontánea, que se da hasta en un 70% de los hemangiomas, por lo que anteriormente la conducta de tratamiento era dejarlos a su evolución, esperando que llegaran a desaparecer a los 7 años de edad en promedio. Desde que se descubrió que el medicamento propanolol evita el crecimiento y desarrollo de los hemangiomas, se considera el tratamiento de elección.

2. ¿Cómo funciona?

La longitud de onda del laser de colorante pulsado: 585 nm es absorbida por la hemoglobina de la sangre, produciendo un daño selectivo de los vasos sanguíneos.

El tratamiento con laser es seguro y logra eliminar en casi un 80 a 100% los angiomas planos.

En los hemangiomas el laser es un complemento, está indicado en los hemangiomas ulcerados y para las lesiones vasculares residuales a la involución espontánea.

Desde que se inició el tratamiento de los hemangiomas con propanol el láser se utiliza como un coadyuvante pues los dos tratamientos tienen efecto sinérgico.

3. Proceso

Primero se requiere una cita con el médico especialista que diagnostica al paciente y determina si es candidato para este tipo de tratamiento.

La gran mayoría de los tratamientos se realizan sin anestesia, cuando se utiliza algún método anestésico puede ser una crema tópica o sedación sistémica para los niños de cierta edad. Después del tratamiento se aprecia una coloración gris-violáceo que desaparece en 5 a 7 días. La duración del tratamiento varía según el tamaño de la lesión y va de 15 a 90 minutos.

4. Número de sesiones necesarias

Dependiendo del tamaño de la lesión, se requieren de 6 a 12 tratamientos y estos deben estar separados por periodos de 4 a 8 semanas. Se debe evitar la exposición directa al sol durante 2 a 3 semanas antes y durante del tratamiento.

¿Tienes dudas o comentarios?

Puedes llamarnos a los tels. 5568-5521 / 5568-7377 o puedes contactarnos a través de nuestro formulario en línea. Con gusto resolveremos todas tus dudas.